HERMANDAD DEATH

Este debate contiene 616 respuestas, tiene 45 mensajes y lo actualizó  EvilAnvil hace 2 semanas, 4 días.

Viendo 10 publicaciones - del 21 al 30 (de un total de 617)
  • Autor
    Publicaciones
  • #14299


    Purgatory
    Participante

    Me uno, qué duda cabe. Llevaba cerca de 2-3 meses sin escuchar prácticamente nada de death metal (por saturación pura) y estoy volviendo a picarme, así que cojonudo.
    Un clásico, para ir animando el asunto:

  • #14303


    WARSORE
    Participante

    Me uno, qué duda cabe. Llevaba cerca de 2-3 meses sin escuchar prácticamente nada de death metal (por saturación pura) y estoy volviendo a picarme, así que cojonudo.
    Un clásico, para ir animando el asunto:
    http://www.youtube.com/watch?v=UYv269-HcqU%5B/quote%5DPara mi el None So Vile es el mejor disco de Cryptopsy. Cuando los vi en directo hace años me llamo la atención como se comieron en directo a Dying Fetus, que me gustan mucho también. Dejo un vídeo de Noisear en directo:

  • #14307


    tito mustaine
    Participante

    Me uno sobre todo porque amo al death sueco!el otro dia reescuchaba en el coche at the gates…que gozada

  • #14311


    Juanma Rubio
    Participante

    None so vile es un clásico. pero es terrible ver en lo que se ha convertido este grupo con los vaivenes de line up y hasta donde ha llegado ocn un engendro vergonzoso como the unspoken king, una aberración. como se le ha ido la olla a flo mounier y dónde irán con el tal matt mcgachy

  • #14312


    bakanly
    Participante

    None so vile es un clásico. pero es terrible ver en lo que se ha convertido este grupo con los vaivenes de line up y hasta donde ha llegado ocn un engendro vergonzoso como the unspoken king, una aberración. como se le ha ido la olla a flo mounier y dónde irán con el tal matt mcgachy

    No puede ser… tu? quien lo diria xD

    [spoiler]

    [i]Qué despropósito, señor Mounier. Qué disco tan horrible. Qué forma tan ruin de tirar por la borda el legado de un nombre, la herencia de prácticamente media vida.

    Tan sólo espero, pensando en su bien crematístico (el único que persigue este lanzamiento) que a usted y a su grupo, señor arrogante, le vaya bien con la nueva base de fans hacia la que se ha lanzado suplicante, travestido y desposeído de cualquier atisbo de dignidad y personalidad. Porque si no es así, desde luego, lo va a tener crudo en el futuro como pretenda desandar lo que nunca debería haber andado, que responde al nombre de “The Unspoken King”.

    Hay que tener morro o un ataque desproporcionado de ego (insisto, señor arrogante) o falta de madurez y gusto por las pataletas infantiles, o una mezcla de las tres cosas para culpar a su antigua (a partir de ya) legión de fans del vapuleo constante al que está siendo sometida esta obra / basura. Hay que tener mucha cara para dedicarse a despotricar y lloriquear, a hablar de lo cerrados de mente que son los viejos fans e incluso, en el colmo de lo ridículo, a vincular su rechazo a este disco con ciertas posturas políticas (en sus rabietas ha llegado a decir que aquellos fans a los que no les gusta este disco pueden seguir votando a Bush porque lo que les gusta es que nada cambie. En fin…).

    Pues no. No se puede pasar por ahí. No se puede permitir que se recurra a la apertura o no apertura mental y todas sus argumentaciones adyacentes para traspasar a los demás el sentimiento de culpa y hacerse bandera de la corrección y la amplia visión musical para colar de rondón un subproducto de la ínfima calidad de “The Unspoken King”. No se puede, señor Mounier, y no creo que sean unos zapatos que le vayan a servir para un viaje especialmente largo. A ver si lo digo todavía más claro: Este disco es una basura, es totalmente desacertado, carente ya no de calidad o brillo, sino de cualquier interés. Es un pestiño, un petardo, un pequeño desastre para cualquier otro pero una debacle casi cósmica cuando cargas con el nombre de CRYPTOPSY a tus espaldas. Y si pensar así me convierte en un obtuso de mente cerrada, pues perfecto. Que así sea.

    Pero me jugaría mi coche (si lo tuviera) o mis discos de alguna banda mítica venido a menos poco a poco y metida de lleno en un presente ridículo (veamos si se me ocurre alguna… ejem…) a que este no es el caso. Porque el problema aquí es doble. Por un lado es cierto que el cambio de sonido y estilo es tan radical que ya de por sí para mi es un desacierto absoluto. Quizá por ahí se podría argumentar lo de la estrechez de miras, conservadurismo y bla, bla bla… pero es que, y ahí viene la dimensión total del drama, este disco es malo incluso tomado desde la perspectiva de su nuevo estilo.

    Me sorprende que los músicos no valoren prácticamente nunca la opción del cambio de nombre. Bueno, no me sorprende en realidad. Sé que hay obligaciones contractuales, sé que un determinado logo en la portada garantiza una serie de ventas y un grado considerable de atención pública y sé, al fin y al cabo que (esto es evidente) los músicos pueden hacer lo que les venga en gana. Pero lo veo como el camino lógico en un caso como este, en el que el estilo musical y la filosofía básica se transforma tanto, y en el que incluso el line up está ya tan cambiado. Así que no se trata de una pataleta tonta de fan acérrimo y lacrimógeno.

    Porque ni siquiera soy especial seguidor de CRYPTOPSY. Creo que es una banda que ha vivido demasiado tiempo con un status superior al que su presente merecía. Pero, eso sí, creo que es un grupo cuya historia siempre será intocable gracias a sus dos primeros (ya clásicos del género) discos: “Blasphemy Made Flesh” y el aclamado “None So Vile” (donde formaba la alineación perfecta de este grupo con Lord Worm, Jon Levasseur, Eric Langlois y Flo Mounier). Pero, desde entonces, creo que CRYPTOPSY ha sido una entidad inestable en la que las piezas han seguido un baile caprichoso que nunca ha favorecido al grupo hasta llegar al momento actual: primero Lord Worm dejó su sitio al dudoso Mike DiSalvo y la cosa cayó un peldaño con “Whisper Supremacy” y dos con “And Then You’ll Beg”. Entonces, cuando se anunció el regreso de Lord Worm, ya no estaba Levasseur (figura fundamental para entender el auténtico sonido CRYPTOPSY), y “Once Was Not” fue un buen intento que no terminó de cuajar. Un disco con buenos momentos pero irregular, con virtudes y defectos. Pero un disco de CRYPTOPSY en cualquier caso. Visto ahora y comparándolo con “The Unspoken King”, el regular “Once Was Not” es la Capilla Sixtina, El Quijote y el Guernica de Picasso, todo en uno: la quintaesencia del arte.

    Porque, sin Lord Worm y sin Levasseur, Mounier decidió que era el momento de dejar de ser una banda de culto en el mundo del Metal Extremo y lanzarse a los verdes campos de la más aparatosa y mezquina modernidad. Fichó a un cantante de un grupo canadiense de Metalcore, Matt McGachy (hasta su nombre parece sacado de un personaje paródico de “Los Simpsons” o “Padre de Familia”…). Fichó a un guitarrista, Christian Donaldson, de un grupo de Groove Metal y, doble pirueta y salto mortal, fichó a una teclista de un grupo gótico. El (genial, lo cortés no quita lo valiente) batería ya tenía lo que buscaba: unas fotos promocionales que encajaran de lujo en cualquier MySpace que se precie. El asunto de la muchacha (que maldita la culpa que ella tiene, de todas formas) habla a las claras de la intención del asunto: primero, porque no sé que necesidad había de meterla en los créditos cuando su aparición total no sobrepasa el minuto a lo largo de las onces ‘joyas’ del disco. Segundo, porque o bien ya no está en la banda o bien sólo será parte de ella como músico de sesión, nunca en directo. Pero el objetivo estaba cumplido, CRYPTOPSY ya tenía una nueva imagen para un nuevo tipo de seguidores. Faltaba la música…

    Y aquí llega la madre de todas las aberraciones. “The Unspoken King” es, más o menos, Deathcore, pero malo. Aburrido, plano, forzado, carente de inspiración y personalidad. De hecho este disco me ha hecho pensar que quizá hacer Metalcore no sea tan fácil. Es lamentable llamarse CRYPTOPSY y no tener más meta que subirse al carro de grupos mediocres como JOB FOR A COWBOY (cuyo discretísimo debut es mejor que este disco) o los todavía menos afortunados y más aburridos SUICIDE SILENCE. Sí, no es una exageración por muy raro que parezca esta frase: el nuevo disco de CRYPTOPSY suena a estos grupos. Porque, cuando la cosa parece tener un cierto nivel digno, aún así queda lejos de lo que vienen produciendo grupos interesantes como DESPISED ICON o ALL SHALL PERISH.

    Ahí no acaba todo, porque el giro estilístico va más allá y aparecen unas voces limpias y breakdowns que tiran a un Metalcore mucho más comercial y (¡Jesús!) con pinceladas Emo. Es cierto que no hay objetivamente nada de malo en usar esos recursos (también se podría razonar que no es objetivamente malo nadar en una piscina llena de tiburones blancos). Se puede discutir si CRYPTOPSY hace bien en tirarse hacia estos estilos (mi opinión es claramente negativa al respecto). Pero, insisto, al margen de todo eso, el fracaso es absoluto porque va más allá de los recursos utilizados y se gangrena en el mal uso de los mismos. CRYPTOPSY se sube al carro de los sonidos modernos y brutales terminados en -Core, pero lo hace mal. Sin gracia. Sin orden.

    “The Unspoken King” es brutal, por supuesto. Pero caótico, tedioso y plano. Forzado. Las estructuras se repiten en cada canción con una formula compositiva usada por obligación, sin que transmita ninguna dosis especial de inteligencia o convicción. Algo queda del viejo sonido CRYPTOPSY, pero demasiado oculto, demasiado lejos. Por supuesto, Mounier sigue siendo un gran batería, pero este disco no le permite brillar con toda su fuerza y le obliga a que sus momentos más apabullantes suenen o bien forzados o bien simplemente masturbatorios, sin demasiado sentido compositivo. Las guitarras son genéricas, soporíferas. Por cada buen riff o pequeño solo hay un montón de trabajo centrado en intentar sonar moderno y groovie. Incluso hay saltos desde el Metalcore hasta el Nu Metal (y eso incluye también a la voz). Porque cada vez que aparece un destello prometedor, cada vez que se afronta un pasaje que te hace levantar la ceja con cierto interés, queda rápidamente sepultado por las nuevas y mal asimiladas obligaciones. Y Langlois es un gran bajista al que la producción da fuerza pero al que el nuevo estilo quita brillo. Me pregunto si estará él de acuerdo con todo esto…

    Y la voz, el penúltimo capítulo y el penúltimo desastre. El chico McGachy hace lo que puede, pero desde luego no es un cantante de Death Metal y tampoco parece un dechado de virtudes en los que sí deberían ser sus registros. Sus voces guturales son un intento baldío, sus gritos agudos no son precisamente para ponerse de pie y aplaudir y las voces limpias… las voces limpias son un horror, sin fuerza, sin gancho, sin ninguna virtud específica. Están ahí porque se supone que tienen que estar ahí. Y abundan más de la cuenta, más allá de que uno se plantee qué demonios ha sucedido para que estemos hablando de voces limpias en un disco de CRYPTOPSY.

    El último apunte va para las canciones, que pasarían casi como anécdota si hubieran sido grabadas por un grupo de adolescentes sorprendidos y fichados en su cuarto ensayo por Roadrunner. Una bola de recursos repetitivos, a los que encima CRYPTOPSY llega un poco tarde, falta de frescura y fuerza, y un molesto caos monótono (una paradoja de lo más destructiva) que engloba este ejercicio de “querer ser quien no eres y fracasar miserablemente en el intento para finalmente ni ser lo que eras ni ser algo nuevo y válido ni ser absolutamente nada más que el epítome de todo lo que significa vender el alma al demonio de las modas”.

    El segundo tema del disco, “The Headsmen”, es el único salvable. Ningún monumento a la grandeza musical, pero una canción más que aceptable de Brutal Death / Death Core con algunos artificiales toques Metalcore. En cualquier caso la mejor de un disco en el que se sitúa detrás de la inicial y no demasiado errónea “Whorship Your Demons”, poca cosa pero más o menos digna. A partir de esas dos canciones empieza el verdadero desaguisado con el groove moderno de “Silence Your Tyrants”, y la cosa entra en un frenesí de desgracia, casi en orgasmo de insolvencia y caída libre, con la aparición de las nefastas voces limpias a partir de “Bemoan The Martyr”, una de las peores aberraciones del disco junto a “Leach” (no salvada por algunos destellos del fracaso general), la horrible “The Plagued” (horrible de verdad, sobre todo en las partes limpias) o “Comtemplate Genocide”, que no empieza del todo mal pero se embala imparable hacia el horror. Para el final guardan “Exit”, tan lineal y aburrida como se pueda imaginar, carente por completo de la atmósfera que pretende generar.

    No insistiré más: esto es un disco flojo entendido dentro de su estilo y un fracaso total si lo entendemos desde el prisma de CRYPTOPSY y lo que pretende suponer en términos de evolución. Bueno, sí, insistiré una vez más: Este disco en muy malo. Es de esos que realmente te ponen (por una suma de circunstancias) de muy mal humor cuando lo escuchas. Pero, por supuesto, el problema es que los seguidores de “None So Vile” somos cerrados de mente, enemigos del progreso y votantes en potencia del partido republicano (si fuéramos norteamericanos). Enhorabuena, señor Mounier, ahí has dado en el clavo. Si ser cerrado de mente es adorar tus dos primeros discos y rechazar esta basura perpetrada bajo el título de “The Unspoken King”, ponme el primero de tu lista negra.[/i]

    [/spoiler]

    Si eres feo escucha Death Metal.

  • #14315


    Juanma Rubio
    Participante

    :blush: :despollo:

    me quedé a gusto de cojones ese día, sí. estaba de muy mala ostia cuando me senté a escribir. creo que se nota ligeramente :risa:

  • #14318


    bakanly
    Participante

    Claro, ligeramente :jeje:

    Por cierto, ya que estamos en esta hermandad. Que grande el disco de tu avatar. La canción que lleva como nombre a esa obra de arte de Immolation es, para mi, la mejor canción que tienen.

    Si eres feo escucha Death Metal.

  • #14320


    Juanma Rubio
    Participante

    Claro, ligeramente :jeje:

    Por cierto, ya que estamos en esta hermandad. Que grande el disco de tu avatar. La canción que lleva como nombre a esa obra de arte de Immolation es, para mi, la mejor canción que tienen.

    para mi immolation son dioses absolutos y ahora mismo uno de los grupos más en forma (perpetua) y más de referencia en toda la escena death. los veo un poco infravalorados, de hecho. todos los discos me parecen impresionantes, incluso me gustó mucho lo que probaron en harnessing ruin. y me parece impresionante lo que han hecho con shadows in the ligth y majesty and decay en los últimos años. discos gigantes. muy grandes. mi favorito quizá esté entre dawn of possession y close to a world below. pero es que here in after, unholy cult… todos. un grupo además con un sonido muy propio dentro de la escuela neoyorquina. Grandísimos

  • #14323


    DarkPilgrim
    Participante

    La crítica es la puta hostia, te quedaste a gusto, y con razón :no:

  • #14330


    Marcolin
    Participante

    [quote quote="bakanly" post=2963]Claro, ligeramente :jeje:

    Por cierto, ya que estamos en esta hermandad. Que grande el disco de tu avatar. La canción que lleva como nombre a esa obra de arte de Immolation es, para mi, la mejor canción que tienen.

    para mi immolation son dioses absolutos y ahora mismo uno de los grupos más en forma (perpetua) y más de referencia en toda la escena death. los veo un poco infravalorados, de hecho. todos los discos me parecen impresionantes, incluso me gustó mucho lo que probaron en harnessing ruin. y me parece impresionante lo que han hecho con shadows in the ligth y majesty and decay en los últimos años. discos gigantes. muy grandes. mi favorito quizá esté entre dawn of possession y close to a world below. pero es que here in after, unholy cult… todos. un grupo además con un sonido muy propio dentro de la escuela neoyorquina. Grandísimos[/quote]

    +10000000 La historia hará justicia algún día con Immolation e Incantation. A día de hoy, el tipo de death metal que más escucho es el que va en la línea Incantation, es decir, blasfemo y oscuro, con unas tonalidades de guitarra muy graves. Incantation, los dioses Acheron, Deteriorot, los crackazos de Funebrarum, Dead Congregation… Immolation están en un punto de oscuridad menor pero quizá son un pelín más brutales. Sin embargo, no creo que haya banda de death que les iguale en material de calidad. 8 discos de facturación impecable.

Viendo 10 publicaciones - del 21 al 30 (de un total de 617)

Debes estar registrado para responder a este debate.